Chapas de privacidad

Chapas de privacidad para festivales y eventos

Desde la primera BizarroCon Barcelona (por aquel entonces, Convivencias Bizarras) de 2018 tuvimos bastante claro que para el buen funcionamiento del festival necesitábamos una política antiacoso y de privacidad.

Desde hace un tiempo, en los festivales (me centro en los literarios) de distintas partes del mundo se estipula una política antiacoso y nosotros, inspirados por la política de la BizarroCon original, también quisimos tener una presente. Este año, además, la hemos ampliado y mejorado, para no dejar ningún atisbo de duda sobre los comportamientos que no tenemos ganas de tolerar (se puede consultar en este enlace), y tanto las tres personas que conformamos el equipo como otras de nuestra confianza haremos un training para asegurarnos de que seguimos un protocolo. Esta versión mejorada está sacada del libro de Shawna Potter Making Spaces Safer (que, exclusiva, publicaremos en Orciny Press). Me parece algo básico que todo evento o espacio en el que se junte gente tenga una política parecida y siga unos protocolos establecidos.

Pero ya me he liado. Yo venía a hablar de las chapas de privacidad para expresar tu consentimiento sobre si quieres que te hagan fotos o no, o para traducir literalmente de sus creadores: etiquetas de privacidad offline. ¿Qué pasa si vas a un evento, hay gente haciendo fotos, y no quieres que suban una tuya? ¿Y si no quieres que nadie se entere de que has asistido? ¿Cómo sabe la persona que está haciendo fotos, quizá documentando el evento, que no quieres que te las haga y las suba a internet? Un grupo de profesores de universidad alemanes dieron con la solución, que se puede consultar en abierto en este enlace (y que es de donde adaptamos la idea para la BizarroCon de Barcelona): Crear unas etiquetas offline que puedes lucir en tu solapa para expresar el nivel de privacidad del que quieres disfrutar. Creo que lo mejor es mostrarlas:

Dependiendo de la chapa que decidas ponerte, quien hace fotos sabe si quieres o no que te las haga, y al subirlas, si quieres que te difumine la cara o que te pueda o no etiquetar. Es bastante sencillo, ¿no? Además, llevamos dos años usándolas y no ha suscitado ningún problema… Bueno, Sergi Álvarez se las pone siempre todas, pero porque es un cachondo.

Creo que en festivales de cómic o manga las cosplayers utilizan un sistema parecido de cordones de colores que se ponen al cuello y que sirven también para mostrar el consentimiento sobre las fotos.

Como los creadores del sistema original pusieron este en abierto para que cualquiera lo pueda utilizar, he decidido subir los archivos de Photoshop a este enlace para que los podáis descargar y confeccionar vuestras propias chapas, así como el folleto explicativo que las acompaña. Sois libres de descargarlos y modificarlos como mejor os venga. Es posible que necesiten algún retoque en cuanto al tamaño, no lo recuerdo porque lo hice hace un par de años y tengo unos pdfs que imprimo directamente. Espero que os sean útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.